El índice de desarrollo humano (IDH) es un indicador del desarrollo humano por país, elaborado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo. Es la media aritmética de las medias obtenidas en las dimensiones fundamentales del desarrollo humano, que se caracteriza por:

  • Salud: medida según la esperanza de vida al nacer.
  • Educación: medida por la tasa de alfabetización de adultos y la tasa bruta combinada de matriculación en educación primaria, secundaria y superior, así como los años de duración de la educación obligatoria.
  • Riqueza: medida por el PBI per cápita PPA en dólares internacionales.

El progreso humano se define como el proceso por el que una sociedad mejora las condiciones de vida de sus ciudadanos a través de un incremento de los bienes con los que puede cubrir sus necesidades básicas y complementarias, y de la creación de un entorno en el que se respeten los derechos humanos de todos ellos. Es la cantidad de opciones que tiene un ser humano en su propio medio, para ser o hacer lo que él desea. A mayor cantidad de opciones mayor desarrollo humano, a menor cantidad de opciones, menor desarrollo humano.

El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo divide los países en cuatro grandes categorías de desarrollo humano, (bajo, medio, alto y muy alto).

Ahora bien, si tenemos un índice que mide el desarrollo humano de los países podemos preguntarnos ¿Qué modelo de estado, monarquía o república favorecen más el desarrollo humano?

Para ello he analizado el último informe disponible, el de 2019 con base de estimaciones del año 2018 sobre Desarrollo Humano del Programa de Naciones Unidas, y tras el cual he obtenido unos resultados muy esclarecedores como se puede comprobar en la siguiente tabla resumen:

Tabla resumen

De este cuadro se deduce que el 57% de las monarquías obtienen un desarrollo humano muy alto frente al de las repúblicas que sólo lo obtiene un 26%.

Por otra parte, como resultado de esta clasificación, resulta que el país con mayor desarrollo humano es Noruega, es decir, una monarquía.

Para mayor transparencia del análisis efectuado en este artículo a continuación figuran los datos de este índice de los 189 países analizados.

Por tanto, la respuesta a la pregunta que nos hacíamos al inicio de este artículo es clara: Con las monarquías se alcanza niveles más altos de desarrollo humano que con las repúblicas.